¿Qué significa ser un traductor profesional?

Cada traductor llega a ser un traductor profesional por vías diferentes y distintas.

Por lo general, la pregunta más común que recibo de los visitantes al sitio trata de cómo empezar el proceso de ser un traductor autónomo, o de manera similar, cómo llegar a ser un traductor profesional. Sin embargo, últimamente he notado que estas preguntas son muy similares.

La pregunta por lo general tiene dos partes, pero en la mente de la persona que pregunta, las partes son sinónimas.

De hecho, ellas no son los mismas.

La pregunta por lo general se pregunta así:

¿Puede usted decirme cómo empezar el proceso de ser un traductor autónomo y obtener un certificado profesional?

Como un traductor que ha estado metido en el negocio de traducción unos años, sé que el mayor mito acerca de cómo llegar a ser un traductor profesional (al menos en los Estados Unidos) es que tienes que ser un traductor certificado (el haber recibido la certificación de una organización externa) para ser considerado un traductor profesional.

Esto simplemente no es cierto. Ser un profesional y tener un certificado de traducción no son mutuamente excluyentes.

Por un lado, conozco a muchos traductores independientes que son profesionales en cada aspecto de su negocio y que son traductores muy competentes, que producen una calidad excelente. Sin embargo, no les vale la pena tener una agencia externa determinar su habilidad como traductor, sino que dejan que la satisfacción de sus clientes determina su capacidad de tener éxito.

Por otro lado, hay un montón de traductores que han tomado y aprobado un examen de certificación de un tipo u otro, pero jamás serían considerados traductores profesionales en cualquier sentido, y no son traductores que yo recomendaría a otros clientes.

Entonces, ¿qué significa esto? Esto significa que la profesionalización de traducción no es algo que puede reducirse a un pedazo de papel.

¿Qué puedo hacer para convertirme en un traductor profesional?
Esta es la pregunta más importante que los traductores deben preguntarse. Alguien que quiere ser un traductor sólo pregunta acerca de la certificación porque tiene un idea (a menudo erróneo) que certificación es lo que determina el valor de un traductor.

Simplemente no es el caso.

La profesionalización de traducción no es algo blanco y negro. La mayoría de los traductores son profesionales, pero están en diferentes niveles en un continuo de profesionalización. Simplemente, algunos traductores tienen un nivel de profesionalización más alto que otros, pero sólo trabajando en el campo de la traducción ayuda a los traductores alcanzar la profesionalización que buscan. Un conocimiento íntimo del campo de traducción es la manera de medir la profesionalización de un traductor, el este conocimiento sólo se puede adquirir por medio de la práctica. Así que si usted quiere ser un traductor profesional, lo más importante es traducir y trabajar en ser un traductor.

La traducción profesional no sólo requiere un conocimiento profundo de idiomas, sino también un entendimiento de qué consta un negocio exitoso. Pero éstas son habilidades que se pueden aprender y perfeccionar con tiempo.

Así que siempre hay que recordar que el tener una certificación de profesionalización no significa que un traductor es un profesional. Ser un traductor profesional implica mucho más, y si su meta es convertirse en uno, no caiga en la trampa de pensar por un momento que la certificación es el único paso necesario para llegar allí.

Regresar a Ser un traductor certificado.

New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.